lunes, 25 de enero de 2010

Isidoro al ataque

Un domingo de estos, después de un intento fallido por tomar fotos en cierto parque de atracciones ubicado ahí como despuesito del Hospital México (¿cómo no van a dejar tomar fotos? ¿y si uno quiere dejarse un recuerdo del día? lo que es no entender el efecto multiplicador... pero eso es arena de otro post) mi querido noviecito (awwww) y yo cruzamos la calle para irnos a almorzar a Zarcero.

Era un domingo bien soleado. Lindo.

Esperando el bus me senté en una de las paradas, de esas que tienen 4 asientos. Todos estaban vacíos y yo me senté allá en el extremo, en el último, a ver el periódico... como quién no quiere la cosa.

Leía muy atenta la revista de los domingos cuando sentí una aproximación extraña del tercer tipo (me pregunto cuál será una del primer tipo o del segundo...). Una presencia sigilosa. Dirigí mi mirada lentamente hacia la izquierda, buscando la fuente de esas vibraciones extrañas que perturbaban mi lectura. Y ahí estaba.

Mirándome.

Ahí, sentado a mi lado.

Cerca.

Muy cerca.

Demasiado cerca.

(¿ya les comenté que los demás asientos estaban vacíos y aún así "el extraño" se me sentó a la puritica par?)

Cerquitititititica.

Nuestras miradas se cruzaron - inserte música de tensión narrativa... (qué diantres es música de tensión narrat.... ah qué importa!)

Pero retrocedamos un poco en el tiempo. Y cambiemos de narrador. Ahora imaginemos lo que sucedía en la cabeza de "el extraño".

Es un domingo cualquiera. Después de visitar la capital y realizar algunas diligencias, con saco de gangoche al hombro y sombrero de salir, voy camino a mi pueblo de nuevo.

Allá a lo lejos, en el último rincón de esa solitaria parada de autobús, la veo.

Es hermosísisima (jojo... recuerden que este es mi blog y aquí yo soy hermosísisima y punto) y parece que está sola, leyendo el diario. Misteriosa.

Con movimientos felinos me acerco, ignoro los sitios vacíos y me siento a su lado. Muy cerca. La miro de arriba a abajo. Siente mi mirada...

Y diay! (cambio de narrador otra vez, ahora sí soy yo)

En ese punto estaba yo ahí sentada en la parada del bus, con el periódico en la mano y con Isidoro sentado casi nariz con nariz.

Él y sus como 70 vueltas al calendario mirándome con cara de galán de telenovela.

¿Qué iba a hacer yo?

Pues obvio, prestarle el periódico!

(claro eso después de que se corriera un asiento con un resignado "diay siéntese ahí" cuando identificó en el área a mi novio con cara divertida de: ¿y este viejillo que?)


¡Oh los domingos! ¡Ojalá tuviéramos unos tres por semana!


Fotografía: por @rocasaca
(sí, el de la foto es el mero-mero Isidoro, ya después cuando nos montamos al bus!)

13 comentarios:

  1. Que pegue tiene esta muchacha. Le rompiste el corazón al pobre Isidoro :^P

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. fue bastante vacilona la experiencia ... más cuando se dió cuenta que la bella no se encontraba sola ..jj hermoso día :D

    ResponderEliminar
  3. Claro con mis maravillosos atributos como no se iba a derretir??? XD yo creo que más bien fue así como por descarte, no había muchas opciones en la parada que digamos....

    ResponderEliminar
  4. modestia aparte :D, pero como vos decís es tu blog, buen post

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Pero hasta se ve buena gente el mae! :D

    ResponderEliminar
  7. Diay mija... cuando una tiene sexapil que llaman no hay límite para la edad de los estragos!!

    Me fascina cómo escribís.

    ResponderEliminar
  8. karlacorgut26/1/10 18:04

    Karlis me encantan tus posts!!! Son lindisimos de leer y esa historia está jocosa!! =D

    ResponderEliminar
  9. Historia vaciloncilla. Son del tipo de cosas curiosas que uno ve en la vida.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. Tan Tan TAAAAAAAAAAAnnnnnnnn!!!!! musica de climax, jajajaj. buena nota

    ResponderEliminar
  11. jajaja muy bueno karla! me saco la risilla!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Pues mire usted, nueva amiga, vengo por curiosidad más que nada, es que hay tantos lugares vacíos y la veo ahí sola. Es que me dí cuenta que usted entró a mi blog, pero en una estación muy atrás, donde unos dragones y unos muchachos nos hacen pensar muy distinto de la vida en una buena película. Tan atrás está la estación que fue más por insistencia que la encontré, la insistencia de Isidoro. Entonces me siento a la par de usted, pero no me preste el periódico, que lo rompen mis dragones. También ellos están contentos con su visita. ¿Qué tal si usted se apunta entre los seguidores de mi blog? (Gracias) ¿Karla? ¿Así se llama?, pues mucho gusto. Es raro el nombre de su novio: "mi querido noviecito (awwww)". Ojalá noe encontremos más a menudo, siempre hay lugares en las paradas de los buses. Ahhh, me gusta su estilo al escribir, me gusta, más que a Isidoro y al noviecito (awwww).

    ResponderEliminar
  13. Ahí me apunté entre sus seguidores, ahora siga usted la huella del ojo. Nos vemos.

    ResponderEliminar

Si las cosas pasan... por qué no comentarlas!